temporada

Todo lo que debes saber de calefacción sustentable

a-parafina

¡Llegó el invierno! El frío ya está instalado en nuestros hogares y para mantener nuestros ambientes cálidos y acogedores, las estufas o calefactores se convierten en nuestros mejores amigos. Esto hace que aumente considerablemente el uso de calefacción para poder capear el frío, pero a su vez, también aumentan los niveles de contaminación. En esta nota te presentaremos distintas alternativas de calefacción limpia o verde y su relación eficiencia-precio, para que te decidas a cambiar tu estufa por otra mucho más amigable con el medio ambiente.

Mejorar nuestros sistemas de calefacción durante o previo a los meses de invierno es una elección que depende de nosotros. Muchas veces hacemos caso omiso a este punto y nos transformamos en los responsables de tener altos índices de contaminación en muchas ciudades de nuestro país, especialmente en el sur de Chile, donde el 90% de contaminación corresponde al incorrecto uso de calefacción a leña, ya sea por combustión de leña húmeda o debido al uso de calefactores no certificados, en mal estado, o simplemente manipulados incorrectamente. Fuente: www.calefaccionsustentable.cl / Ministerio de Medio ambiente.

Siete tipos de calefacción para cuatro zonas

Con el invierno ya instalado, es imposible no querer llenar de calor cada espacio del hogar. Y como el invierno no es igual en todas las ciudades y territorios de nuestro país, el Ministerio del Medio Ambiente creó cuatro guías de calefacción sustentable, dirigidas a las ciudades o regiones con más contaminiación durante los meses de invierno – Región Metropolitana, ciudades entre Rancagua y Los Ángeles; ciudades entre Temuco y Osorno y Coyhaique; las que nos permitirán entender a cabalidad qué tipo de calefacción elegir u optimizar la que ya tenemos para afectar en menor medida las emisiones de CO2 al medio ambiente y a nuestro presupuesto.

Si estás en una de las zonas con riesgo ambiental declarada por el Ministerio de Medio Ambiente y calefaccionas tu hogar con estufa a leña, te segurimos cambiar o alternar su uso con otro tipo de calefactores.

Si te decides por alternar el uso de tu calefacción ¡Nosotros te orientamos!

Ejemplo 1: Si tu sistema de calefacción principal es la estufa a leña y la mantienes encendida 12 horas diarias; reduce su encendido gradualmente desde 10 a 8 horas diarias. Durante las horas que no te calefacciones con tu sistema de calefacción principal, puedes usar un termoventilador o una estufa a gas para mantener la temperatura dentro de la casa, si mantienes una buena aislación.

Ejemplo 2: Si tu sistema de calefacción principal es una estufa a parafina y la mantienes encendida entre 6 a 8 horas diarias; te recomendamos reducir su encendido a 1 o 2 horas menos de funcionamiento dentro de tu hogar. ¿Por qué? Así disminuirás la inhalación de Monóxido de carbono que emite este tipo de calefacción y evitarás afectar la salud de tu familia.
En caso que quieras hacer un cambio radical a tu sistema de calefacción, será necesario evaluar cuál es la mejor alternativa de acuerdo a las necesidades de tu hogar. A continuación te presentamos algunas opciones para elegir la tuya:

Estufas eléctricas

Imagen-interior-5

De este tipo de calefacción, existen diferentes tecnologías (halógena, cuarzo, oleo eléctricas, etc.), y algunas son más seguras para los niños. Además, son móviles y no producen contaminación intradomiciliaria. Su poder calorífico es menor pero con un costo de electricidad mayor, aunque el hecho de contar con termostatos y programación en algunos modelos, permite un uso más eficiente. El uso es recomendado para habitaciones pequeñas. Si se utiliza más de una puede causar un corte de energía o sobrecarga.

Consumo promedio mensual: 3 – 5 o más horas diarias.
Costo: A partir de $20.000 mensuales.

Convertores eléctricos
Imagen-interior-2

Son menos conocidos pero muy eficientes, ya que consumen menos electricidad que otras tecnologías eléctricas. Requieren una inversión alta y de una instalación especial, pero no producen contaminación intradomiciliaria y tampoco emiten contaminantes al exterior. Al ser reversibles pueden enfriar la casa en verano. Las instalaciones de potencia alta requieren de una instalación eléctrica especial.

Consumo promedio mensual: 5 o más horas diarias.
Costo: A partir de $40.000 pesos mensuales.

Estufas a parafina
Imagen-interior-3

Este tipo de estufas, requieren mantención y cambio de mecha para limitar la contaminación intradomiciliaria por material particulado, dióxido de azufre y óxidos de nitrógeno. En ningún caso encender estas estufas en dormitorios o lugares con peligro de inflamación. Siempre debes situarlas en lugares donde se distribuya el calor y tengan una buena ventilación.

Consumo promedio mensual: 2 a 3 horas diarias.
Costo: $6.000 a $10.000.-

Estufas a gas licuado
Imagen-interior-4

Las estufas que usan este gas son baratas y su consumo de combustible es fácil de controlar. Poseen un gran poder calorífico, pero producen contaminación intradomiciliaria por monóxido de carbono. Se puede utilizar en lugares con buena ventilación, como living y comedor, pero no es adecuada para dormitorios.

Consumo promedio mensual: 3 a 5 horas diarias.
Costo: A partir de $15.000 mensuales.

Con todos estos datos podrás mantener tu hogar con la calidez perfecta este invierno y además afectarás en menor medida la contaminación al medio ambiente y salud de tu familia.