temporada

Secar la ropa en invierno: ¡hazlo simple!

Una de las tareas domésticas que se ve afectada por la llegada del frío es el secado de la ropa. ¿Cómo secar tus prendas rápidamente a pesar de la humedad? Aquí te lo contamos.

Imagen-interior-1

Existe una variedad de productos y técnicas que te ayudarán a facilitar y apresurar el proceso de secado de la ropa. Ya sea de forma automática o manual, aquí encontrarás el modo que más se acomode a tus necesidades.

Formas de acelerar el secado

1. Si agregas un ciclo extra de centrifugado a tu lavado normal, tu ropa saldrá de la lavadora prácticamente seca. Espera a que finalice el ciclo completo de lavado y luego programas otro centrifugado.

2. La técnica del escurrido, es muy útil para cuando necesitas con urgencia esa camisa para una entrevista o ese vestido que te queda perfecto para una comida:

Abre una toalla grande y gruesa, bien seca, sobre una superficie plana. Extiende tu prenda húmeda sobre la toalla, bien estirada, fijándote en que no sobresalga por ningún lado.

Toma un borde de la toalla y comienza a enrollarla con la prenda en su interior, bien apretada, formando un “brazo de reina”. Estruja este rollo hasta quitarle todo el exceso de agua.

Finalmente, cuelga tu prenda en una percha y ubícala donde reciba aire o cerca de una estufa, pero sin que reciba el calor directo, para que no se endurezca la tela.

3. ¿Tienes un escurridor de verduras? Aunque no lo creas, puedes acelerar el secado de tus calcetines o ropa interior en él. Solo pon tus prendas en el escurridor limpio (idealmente dos o tres, no más) y úsalo como siempre. Gran parte de la humedad de la ropa quedará en la bandeja para agua.

4. También puedes usar el secador de pelo para terminar de secar una prenda, pero ten cuidado de no pasarlo muy cerca de ésta y de no usar la opción de máximo calor. Si la prenda es de lana, usa la opción de aire frío. El aire muy caliente encoge este tejido.

Secar la ropa dentro de casa: ¿sí o no?
En invierno es muy común en los hogares chilenos el secado de ropa dentro de la casa. Pero, ¿es una práctica inofensiva? La verdad es que no del todo.
La humedad que liberan las prendas en el proceso de secado es el ambiente ideal para la proliferación de ácaros de polvo y esporas de moho, especialmente nocivos para las personas asmáticas, alérgicas o que sufran rinitis. Pero esto se puede evitar si ventilas adecuadamente el lugar donde estés secando tu ropa. Si puedes, ubica tu tendedero en una zona apartada (ideal si tienes logia) cerca de un calefactor, pero no demasiado, porque el exceso de calor puede alterar el tejido de tus prendas e incluso encogerlas o quemarlas. Abre una puerta o ventana cercana, para que se ventile el ambiente. Si no quieres hacer esto, puedes utilizar un deshumidificador, que mantendrá el ambiente seco y acelerará el secado de tu ropa. Además, preocúpate de colgar tus prendas separadas entre sí. Cuanto más lejos estén una de otra, menos humedad liberará y más rápido se van a secar.

Tendederos
En Easy contamos con una gran variedad de tendederos para que los ajustes a tus necesidades de espacio y volumen de ropa. Para cargas grandes de ropa y familias numerosas, es ideal el tendedero plegable en forma de mariposa. Se puede ajustar en varias posiciones, dependiendo de la cantidad de ropa que necesites colgar, pero su capacidad es muy grande, tanto así, que puedes tender hasta la ropa de cama.

Los tendederos de mural se fijan a la pared, tienen menor capacidad, pero también son plegables, por lo que no te molestará mientras no esté en uso. Para instalar uno, debes hacerlo en una muralla de concreto, ladrillo o tabique firme.

Para optimizar al máximo el espacio, utiliza un tendedero colgante que puedes ubicar en cualquier parte y no te quitará sitio en tu logia o pasillo, ya que se engancha y desengancha con facilidad.

Secadora automática
Si buscas rapidez y eficiencia, la secadora eléctrica es tu opción. Existen varios mitos en torno a la secadora de ropa; entre ellos, que daña las prendas. Pero eso no es verdad, los modelos actuales incluyen programas sin calor para tejidos delicados, como la lana. Solo asegúrate de separar las prendas más resistentes de las que requieren un cuidado especial antes de secarlas. Debes tener ojo con algunas materialidades delicadas como: lanas, poliéster y linos.

¿Qué tenemos que considerar antes de comprar una secadora?
Es importante considerar para cuantas personas será últil este artefacto y cuál es la frecuencia con la que lavas. Por ejemplo, para unas 4 personas, se recomienda una de 7 a 9 kilos.

Tipos de secadoras
Hay dos tipos de secadoras: las de evacuación y las de condensación. De las primeras hay en dos formatos: eléctricas y a gas, pero con el mismo mecanismo de funcionamiento; expulsar el aire caliente a través de una manguera hacia el exterior (son las más económicas y habituales en nuestas casas). En cambio, las de condensación que calientan el aire y lo convierten en vapor de agua, lo expulsan a través de una maguera o recipiente que se encuentra al exterior de la máquina.


Vida útil de las secadoras

La vida útil de este artefacto dependerá de múltiples factores. La vida media de una secadora es de 10 años, pero claramente depende del uso, mantención y la calidad de los componentes de la máquina. ¡Así que ponte en alerta! Por lo que si tu secadora se acerca a esta edad, deberás pensar en la posibilidad de que comience a fallar. Recomendamos un mantenimiento semanal que incluye limpiar el filtro de pelusas, la línea de ventilación y limpiar el polvo. Además ayuda si la tratamos con cuidado: evitando sobrecarga y escurrir la ropa.

Otras precauciones

Tejidos naturales puros, como el algodón 100%, el lino o la seda, ya que se pueden encoger.
Prendas de rayón, tela sintética que también es susceptible de encogerse (revisa la etiqueta de tu prenda de rayón para más información).
Ropa con aplicaciones de goma, como los baberos, porque ésta se puede derretir con la temperatura de la secadora.
Prendas con rellenos de espuma, como los que vienen en algunos sostenes y hombreras.

Otro mito sobre las secadoras es que consumen mucha energía. Esto también es falso, dado que secar una carga completa de ropa requiere menos energía que planchar la ropa que secaste al natural. El secado en máquina alisa gran parte de las arrugas de la ropa. Además, es muy útil para secar prendas muy grandes, como ropa de cama, en poco tiempo.

Accesorios y organización
Las perchas o colgadores son el accesorio perfecto para colgar tus prendas por separado y así acelerar el proceso de secado.
Ayúdate con pinzas para asegurar tu ropa al tendedero y que no se deslice.
Organiza tu ropa en canastos diferenciados, sobre todo si tienes una familia numerosa. Así evitarás montañas de ropa nada agradables a la vista.
¿Eres de los que siempre pierden sus calcetines? Prueba apartando un canasto o bolsa especial solo para éstos. Amárralos entre sí o júntalos con un clip antes de ponerlos en la ropa sucia. Cuando los vayas a lavar, tienes que desamarrarlos o desengancharlos y siempre ponerlos juntos. Si tienes muchos calcetines perdidos, puedes adaptar también un lugar exclusivamente para ellos y así los vas juntando a medida que vayan apareciendo sus “parejas”.

HOME

Consejos para ahorrar energía

Recomendamos llenar una carga de ropa en tu lavadora en vez de hacer varios lavados cortos. Así ahorrarás agua y energía. Lo mismo para la secadora: es mejor cargar la máquina con una cantidad considerable de ropa que hacer varios ciclos con pocas prendas.

Usa ciclos cortos de lavado para la ropa que esté ligeramente sucia, o bien, si puedes, lávala a mano.

Ya sabes, el frío y la humedad no tienen por qué ser nuestros enemigos. Solo debes contar con los elementos necesarios para que el secado de la ropa no sea un tema este invierno. Easy siempre te ayudará en este proceso.