temporada

Reto parrillero: cómo elegir tu nueva parrilla

interior

Sabemos que el aroma de un buen asado cautiva, y dan ganas de probar uno lo más pronto posible. Pero como todos los placeres de la vida, hay que tomar decisiones que cuestan y ¡la parrilla es una de ellas! En esta nota, te orientaremos para que elijas la tuya, considerando tu gusto gourmet y los resultados que esperas al parrillar. ¿En qué te debes fijar al escoger una? Descúbrelo por ti mismo en esta nota…

 

TAMAÑO DE LA PARRILLA

Lo primero que tienes que decidir es el tamaño de tu próxima parrilla y las medidas de la superficie de cocción, que determinará el grado de potencia en que se asarán los alimentos. Para eso, debes considerar el número de personas y los tipos de alimentos que asarás en ella: hasta 4 personas, puedes optar por una pequeña, entre 5 y 8 pesonas, te recomendamos una mediana, y para más de 10 personas, es mejor que elijas una grande. ¡Con esta información sabrás fácilmente de qué tamaño debe ser tu nueva parrilla y permitirá concentrarte en encantar a tus invitados parrillando!

 

VIDA ÚTIL

Hay dos factores preponderantes para la vida de una parrilla y que van más allá de su garantía: el uso y el material del que está hecha. Las mejores parrillas son las de hierro y aluminio fundido y acero inoxidable, donde es clave limpiarla después de usarla, eliminar todos los residuos, ya sea del combustible (carbón), o restos de comida.

Si quieres una parrilla a carbón, prefiere una de hierro fundido porque resiste mejor el calor alto; si prefieres a gas, elige una de acero inoxidable por su antiadherencia, que la dejará libre de manchas resistentes. Y si tu intención es tener una eléctrica, el aluminio tiene mejor firmeza ante rayados de virutillas y están hechas para soportar una baja de potencia en la electricidad.

 

CONTROL DE LA TEMPERATURA

La clave de un buen parrillero es controlar en todo momento la temperatura de la parrilla y a la que se están asando los alimentos. Carnes y verduras no requieren la misma temperatura e incluso entre distintos tipos de carnes tampoco aplica el mismo calor, por eso es importante que la parrilla sea fácil de controlar en este sentido. En algunos modelos (eléctricos, carbón o a gas) hay tapas herméticas que se pueden abrir o cerrar para controlar el oxígeno que entra para avivar o atenuar el calor, mientras que otras, traen incorporado un termómetro que te indica el nivel de temperatura. En una a carbón, es super importante que puedas mover la rejilla de las brasas (acercar o alejar), será vital para esta tradicional forma de asar. Nuestra recomendación, siempre es considerar todas o al menos uno de estos mecanismos de control, porque marcará la diferencia en el sabor de tu asado.

 

MODO DE ENCENDIDO

Las parrillas eléctricas son las más rápidas en encender, pero dan más problemas en cuanto a su mantención. Siguen las a gas, que están listas en cuanto el quemador ha tomado el calor necesario para sellar una carne. Y por último, están las a carbón, que demoran en promedio 20 minutos en encender por el efecto de la combustión del mismo. Entonces, nuestra sugerencia es: si prefieres ahorrar tiempo y no complicarte en el encendido, tu opción es una parrilla eléctrica. Pero si no te preocupa el tiempo o la rapidez de encendido y disfrutas desde ese momento hasta el final del asado, entonces lo tuyo es una parrilla a carbón o a gas.

 

MATERIALIDAD

Ya lo dijimos un poco más arriba. Las mejores parrillas son las de hierro y aluminio fundido, seguidas de las de acero inoxidable y las parrillas de esmalte vítreo (un polvo similar al vidrio, que se pulveriza sobre el metal y se funde). Todos estos materiales, tienen alta resistencia al calor, y tienen un buen comportamiento (no se dañan estructuralemente) cuando se exponen al agua, o el efecto de sustancias tóxicas, como la resina del carbón o la intemperie. Si lo sabes, no te confundas, con cualquier material que elijas, te irás a la segura y te asegurarán una buena parrilla para disfrutar durante mucho tiempo.

 

MANTENCIÓN Y SEGURIDAD

¿Tiene elementos extraíbles para sacar y limpiar con facilidad? Debes considerar que los elementos que componen una parrilla deben ser fáciles de limpiar y segura para poder manipularla sin problemas y que ningún integrante de la familia o amigos sufra algún accidente. Por ejemplo es importante que no se caliente la estructura completa o partes de ellas donde podrían afirmarse. Además puedes escoger una con bandeja que reciba la grasa (facilitará la limpieza) y un protector que la aísle de la intemperie de modo que se mantenga siempre en buenas condiciones.

 

MODELOS

Si de modelos y diseños se trata, hay para todos los gustos y espacios. Primero, piensa en qué espacio tienes disponible y visualiza el modelo apto para ese espacio. Si es grande, elige un modelo que tenga de todo, ¡porque no hay nada mejor que la comodidad! Una parrila a carbón, es la opción más completa para un amante de los asados. Puedes encontrar parrillas con asas incorporadas, tapas herméticas o ruedas que facilitan el desplazamiento. Las más modernas, tienen una plancha o spiedo, accesorios que permiten calentar salsas o mantener la temperatura de lo que acaba de salir del fuego directo. Y los modelos más grandes, cuentan con espacio para almacenar carbón o el set de cubiertos parrilleros.

Si tu apuestas por la funcionalidad, te recomendamos una parrilla a gas, que son versátiles y transportables, no requieren de un parrillero experto al mando y ofrecen complementos parecidos a los modelos más básicos de una a carbón.

Una parrilla eléctrica, es muy simple y ofrece el servicio básico de asar. Nuestra recomendación es cocinar en ella productos vegetales, o que no requieran un calor muy fuerte, como un salteado de carnes.

Para ayudarte aún más en la decisión, te contamos algunos detalles de los tipos de parrillas disponibles, para que puedas escoger la que se acomoda mejor a tus necesidades y estilo parrillero.

Parrillas a carbón

interior4

Es la clásica y favorita entre los parrilleros, es más, algunos creen que la parrilla a carbón es la forma única y más auténtica de asar alimentos. Están disponibles en todos los diseños, modelos y tamaños, pueden usar briquetas de madera o carbón a granel como fuente de combustible, el cual produce un sabor distinto, fuerte y ahumado en las preparaciones y que además no es muy costoso. Esta es la forma más tradicional de hacer un asado y que posiblemente la que más te gusta, pero al usarlas debes tener en cuenta la contaminación que genera, el fuerte olor que se impregna en tu ropa y que no es recomendable para ciudades con contaminación atmosférica, como Santiago, Temuco, Los Ángeles y Coihayque durante episodios críticos. Es apta para para viviendas con espacios grandes en exterior.

Parrillas a gas

interior2

Las parrillas a gas por lo general, vienen en un modelo con ruedas estilo carro o vienen diseñadas para integrarla de forma permanente en un área de quincho o cocina al aire libre. Hoy existen dos formas de alimentar de gas una parrilla: el gas natural y gas licuado. Al usar gas natural en tu parrilla, gastarás menos y no necesitarás cambiar los tanques a la mitad de la cocción, como ocurre cuando usas un balón de gas. Tal vez el único inconveniente de usar una parrilla a gas es lo pesadas que se ponen al tener un espacio para el gas, lo que dificulta cambiarlas de lugar; además el riesgo de explosión por sobrecalentamiento o la mantención de la válvula de entrada del combustible. Son aptas para todo tipo de viviendas, excepto aquellas que exigen normas de cohabitabilidad.

Parrillas eléctricas

interior6

Las parrillas eléctricas son generalmente mucho más compactas y pequeñas y, generalmente se pueden usar tanto en interiores como en exteriores, además de ser las únicas permitidas en los departamentos por su bajo riesgo de provocar un accidente. Las parrillas eléctricas son la mejor alternativa para iniciarte en este mundo, son muy fáciles de usar y sólo debes conectarlas a una toma de corriente cercana y girar la perilla de control.

Con respecto al tipo de cocción, estas parrillas demoran algunos segundos en llegar a su pick de calor, pero una vez que lo hace, los alimentos se asan muy rápido, sin emitir calor o humo. Si tu estilo de vida es hacer más fácil, parrilla en una eléctrica.

Elegir la parrilla de tus sueños dependerá exclusivamente de tus gustos, de los alimentos que estés preparando en ella, la conveniencia que buscas, tu presupuesto e incluso dónde vives. ¿Te ayudamos con estos datos? ¡Esperamos que sí!

Ahora encuentra tu modelo en nuestro catálogo y enamórate de una de ellas.

¡Te deseamos un 18 lleno de ricos asados en tu nueva parrilla!