temporada

Prácticas ideas para conservar el calor

Sabemos que este invierno no quieres pasar frío, ni gastar dinero innecesario en calefacción. Por eso, te entregamos estos 4 consejos que te ayudarán a mantener la calidez en tus espacios y disfrutar el invierno cómodamente.

1) Utiliza burletes para conservar el calor en las habitaciones

Los burletes son cintas adhesivas aislantes que se ponen en las separaciones de las ventanas y puertas. Así, se evita que la calefacción se filtre por esos lados y las separaciones que han quedado abiertas por malas instalaciones. Los bajos de puertas se colocan exclusivamente en puertas y tienen la misma función que los burletes ya que protegen de corrientes de aire, frío y hasta el polvo.

Ambos productos están diseñados para aislar nuestras casas del clima y además, nos ayudan a ahorrar en consumo energético porque no permiten que se escape la calefacción ni el aire acondicionado.

Imagen-interior2

2) ¡Qué vivan las cortinas blackout!

Las cortinas blackout actúan como aislante térmico que recomendamos usar especialmente en dormitorios. Las telas con las que se confeccionan, impiden el paso del viento que se filtra entre las rendijas de la ventana y el marco que las sostienen. Son gruesas, están forradas y puedes encontrar de distintos estilos para integrar en las habitaciones de tu casa. Por si fuera poco, no sólo te servirán en invierno, sino que también en verano ya que absorben el calor impidiendo que este entre a tu casa.

Imagen-interior1

3) Calientacamas: el mejor amigo de noches frías

Las noches están siendo cada vez más frías y la técnica de poner muchas frazadas no sirve a la hora de romper el “hielo” de las sábanas. Para conseguir calidez mientras dormimos, piensa inmediatamente en un calientacamas. Existen de distintos tipos: de reguladores manuales o inalámbricos, con termostatos que se programan para apagarse solos, también hay algunos en los que se puede distribuir el punto de calor y seleccionar qué zona queremos mantener encendida. Cualquiera sea tu elección, seguro te hará amar sin medidas tu cama y no querrás salir de ella por ningún motivo.

Cuidados y precauciones: Si tu calientacamas tiene funciones programadas, puedes dormir con él prendido. Por el contrario, si tienes uno manual, apágalo porque puede sobrecalentarse. En cuanto al cable y enchufe, antes de instalarlo en tu cama, revisa que estén en buen estado. Siguiendo estos simples consejos, te durará varias temporadas.

Imagen-interior3

4) Todo lo que necesitas saber de los calefones

Si vives en casa, probablemente tengas un calefón. Esta especie de “caldera” permite que nos duchemos sin problemas en invierno porque calienta de manera progresiva el suministro de agua. Siempre busca aquellos de sello verde ya que indican estar fabricados con consciencia ecológica; aprovechan al máximo el consumo de gas diario para elevar la temperatura. Existen los de encendido manual y eléctrico, ambas opciones deben revisarse constantemente para lograr un mejor y correcto funcionamiento.

Cuidados y precauciones: Si tienes calefón, preocúpate de ver el estado de sus mangueras y reguladores. Chequeando esto periódicamente, evitarás filtraciones de gas que pueden ser peligrosas en casa. Cuando sientas que algo anda mal, llama a un técnico para que solucione el problema.

Imagen-interior4

 

¿Cuáles son nuestros elegidos?