temporada

7 cuidados básicos para tu parrilla

interior_001

Se aproximan las fiestas patrias y soñamos con las cosas ricas que comeremos, con las mil horas que dormiremos, con la decoración, a quién invitaremos, en fin, todo un oasis maravilloso de comida y relajo, ¡hasta que nos acordamos de la parrilla!

La parrilla es uno de los elementos más importantes de las fiestas, ¡es la protagonista! Sin embargo, muchas veces luego de ocuparla, la olvidamos completamente. Ahora la miras y piensas que te gustaría volver el tiempo atrás y haberla limpiado tras su uso o en general haberle dado una mantención correcta. Es por eso que esta nota se convertirá en tu guía para comenzar el mes como corresponde y extender la durabilidad de tu querida compañera de asados.

Sigue leyendo y descubre estos 7 pasos que te permitirán cuidar tu parrilla y mantenerla en óptimas condiciones:

 

BONUS PRELIMINAR

Lo más importante es reconocer que todas las parrillas son distintas y por lo mismo, su cuidado también lo será. El manual que viene en la caja es muy importante para saber todo sobre tu parrilla, ¡no lo tires a la basura!

1- “Mi parrilla está 0 Kilómetro: ¡Haz un deslizante natural!

¿Parrilla nueva? Para partir con el pie derecho en el cuidado de tu parrilla y prolongar su vida útil lo máximo posible, un consejo básico es poner la temperatura al mínimo y rosear las rejillas con un poquito de aceite (vegetal en lo posible) hasta que las rejillas sequen y lo absorban, esto actuará como un pequeño deslizante natural y facilitará la limpieza posterior.

 

2- “El 18 pasado estuvo inolvidable”: ¡Deshazte de la grasa adherida!

Elimina rastros de cualquier celebración anterior. Para partir debemos calentar brevemente nuestra parrilla y así soltar cualquier exceso de grasa que podría haber quedado pegada desde el último asado. Para el caso de las parrillas que NO SON eléctricas, utilizar agua hervida y con una esponja raspa suavemente añadiendo antigrasa.

interior_005

 

3- “¡La rejilla sigue teniendo grasa!”: Cepillo para parrillas, ¡urgente!

Si considerando todo lo anterior, tu rejilla sigue teniendo grasa y residuos, y peor aún, el tiempo hizo lo suyo endureciéndolos, es momento de equiparte con un cepillo de acero para parrillas. Este te facilitará la limpieza cuando debas remover partículas difíciles. Además es muy cómodo de usar si tu rejilla es desmontable, ¡quedará como nueva!

Recuadro con imágenes de productos:

1 Cepillo limpia parrilla premium Beef Maker

2 Cepillo parrilla 3 lados 21” Weber

3 Cepillo parrilla Weber

 

4- “Espera que se enfríe”: ¿En qué momento debo limpiarla?

Este es uno de los consejos más importantes y por ende uno de los que más se malinterpretan. Limpiar tu parrilla justo después de usarla es un error que cometemos muchas veces por querer “dejar todo listo”, ¡pero no se debe hacer! Limpiar la parrilla cuando aún está caliente y con restos evidentes de comida, puede tener un resultado muy tóxico al mezclarse con detergentes anti grasa, lo que podría ser dañino y perjudicial para los alimentos que prepares la próxima vez.

interior_003

 

5- “Perdí la caja de la parrilla”: ¡Una funda es la solución!

Cuando termina la celebración, ¿dónde guardas tu amada parrilla? Un consejo muy simple, pero que muchas veces pasamos por alto, es cubrir la parrilla cuando está en desuso. Ya sea con la caja original o con una funda para parrillas. Dejarla expuesta al sol, bajas temperaturas o simplemente con todo el polvo encima son factores que pueden acortar la vida útil de tu parrilla.

 

6- “¿Dónde la guardo?”: El lugar es clave.

Y finalmente cuando se acaben las fiestas recuerda guardar tu parrilla en un espacio seco y protegido de la intemperie.

 

7- “¡No dejes para mañana lo que puedes hacer pronto!”: Realiza una limpieza exhaustiva al menos 2 veces al año.

No importa el tipo de parrilla que tengas todas merecen y necesitan una limpieza o revisión profunda. Es por eso que además de hacer toooodo lo que te contamos anteriormente es importante revisar, en el caso de las parrillas a gas o eléctricas, los tubos de alimentación, difusores y quemadores, por ejemplo. Te recomendamos que pidas ayuda de un experto para que no corras ningún riesgo y te asegures que la mantención se realice correctamente.

¿Estás listo para comenzar con el asado? Aprovecha y disfruta este 18, pero no olvides cuidar a la protagonista de estas fiestas: ¡tu amada parrilla!