hogar

El dormitorio de tus sueños

interior_001

Pasamos 25 años de nuestra vida durmiendo, por lo que nuestro dormitorio debe ser el lugar que más se conecte con nosotros a través del descanso y funcionalidad. Revisa si lo estás haciendo bien y lánzate a soñar despierto cuando estés en tu dormitorio.

 

La clave: medidas ideales y proporción

Este espacio se ha convertido en el rey de la versatilidad, pues además de invitar al descanso se transforma a veces en un vestidor o en un lugar de estudio o simplemente el espacio donde puedes compartir con los que más quieres. Esta faceta multifuncional hace necesaria una distribución óptima, que nos permita sacar el máximo partido a cada zona, pero sin olvidar que su función primordial sigue siendo ofrecer el mejor de los descansos.

Un dormitorio será cómodo si mide entre 2,5 y 3,5 mts, el que te permitiría incluir una cama de 135 o 150 cms (individual) o 165 a 180 cms (dos plazas), más el espacio libre alrededor para moverte bien. Pon la cama en paralelo o frente a la ventana, ver el exterior hará que percibas el espacio más grande. ¡Así de simple!

Por otro lado, el clóset es la pieza que más espacio ocupa dentro del dormitorio (60 cm. de fondo); donde cada persona necesita unos 80 cms. y 1 metro de ancho para poder organizar su ropa.

 

Una cama que te haga descansar

interior_006

Tenemos dos opciones para elegir. Somier + colchón o cama americana (base + colchón) En cualquiera de los casos, el colchón debe respetar la curvatura natural de tu columna vertebral si duermes boca arriba y mantenerla alineada si duermes de lado. En materialidad, los viscoelásticos o de látex son los más saludables y ayudarán a mantener en regla la salud de tus vertebras.

Las almohadas y cojines, cumplen un rol vital para hacernos pasar una buena noche o un mejor descanso. Las almohadas y cojines viscoelásticos son ideales y las que recomendamos para dormir perfectamente toda la noche. La tecnología de éstas permiten mantener la correcta postura de la espalda, beneficiando el descanso, ayudándonos a respirar bien y evitar el molesto ronquido.

Otras más básicas con las sintéticas y de pluma, que nos proporcionan más bien un valor decorativo, por sobre el de bienestar. Las de pluma sirven mucho para usar en camas de niños por su aspecto blando y cálido. En cambio las sintéticas, son especiales para apoyo en sillones, poltronas y como auxiliares de la cama.

 

Clóset XL

interior_005

Si tu clóset es de pared a pared, guardarás mucha más ropa y otros elementos; así que trata de mantenerlo ordenado y así también conservarás más tiempo la limpieza de este sector de la pieza. Si no puedes hacerlo a medida y llevarlo hasta el techo, ayúdate de cajas plásticas que te permitan ordenar y organizar, las que además no interfieren en la armonía de la decoración. En el clóset pregúntate qué debes guardar y planifícalo para que nada quede apretado ni en el fondo; y si quieres que no te robe espacio visualmente (el clóset) píntalo del color de las paredes para camuflarlo.

 

Luz en la cuota justa

interior_004

Las luces o lámparas dirigibles son ideales para dirigir la luz sólo donde la necesites. Sin embargo, una iluminación general que no deje esquinas en sombra y con una temperatura de color cálida, harán de tu habitación un lugar muy confortable. Si nos vamos a otro sector de la pieza, otra opción es poner luz enfretando el clóset ¡Sí! Imagínate un led cenital a 30 cm de distancia + luces cálidas difusas para crear ambiente tras la cabecera… ¡Total!

Si de cortinas se trata, prefiere las telas gruesas y polimerizadas, además escoge colores oscuros que te permitan conseguir un efecto blackout en tu dormitorio.

Seguro te dieron ganas de rendirte al relajo. Si es así, organiza, decora y mejora tu dormitorio para que se transforme en tu espacio favorito y descanses plenamente.