hogar

Calefacción 2017: ¡Estos serán tus infaltables en el invierno!

¡Llegó el otoño! Prepárate para las bajas temperaturas con distintas estufas que te permitirán mantener el calor en todos los espacios de tu hogar. Propuestas funcionales, económicas y seguras que podrás encontrar en esta nota. Eléctricas, a gas, a parafina o infrarrojas, las estufas son nuestras mejores aliadas para combatir al frío. Recuerda que cada una es especial para diferentes espacios de la casa, por eso te ayudamos a seleccionar la más adecuada según sus características.

IMG-CALEFACCION02

¿Qué tipo de estufas existen?

Estufas a gas: Son una opción ideal cuando se trata de subir la temperatura de ambientes relativamente medianos como comedores, dormitorios o salas de estar. Son capaces de calefaccionar entre 20 y 50 mt2, distribuyendo uniformemente el calor en todo el espacio. Si consideramos un uso diario, de dos horas al día, necesitarás aproximadamente dos galones de gas de 5 kg. al mes. Por eso, trata de encender la estufa cuando realmente sea necesario: temperar una hora antes de usar las habitaciones, cuando estés reunido con tu familia o cuando sientas frío por las mañanas al vestirte para ir al trabajo. Lo bueno de este modelo es que es muy fácil de encender y no tienes que moverla o sacarla al exterior si quieres usarla.

Estufas a parafina: Tiene ventajas y desventajas. Dentro de las ventajas, es una alternativa muy efectiva para calefaccionar espacios amplios, hablamos de livings, comedores y salas de estar, sin embargo, es necesario tener una buena ventilación ya que en la medida que se consume el combustible, desprende olor a parafina. Encuentras distintas según el metraje que se desea abarca, usualmente tempera entre los 40 y 80 mt2. Su combustible es económico y llenando el estanque de la estufa con tres lts. de parafina, podrás mantenerla encendida alrededor de 50 horas continuas (el valor del litro de parafina bordea los $700). Al igual que la estufa a gas, se debe tener precauciones con cubrirla y moverla bruscamente. Recuerda encenderla y apagarla en el exterior, así cuidarás el aire al interior de tu casa.

IMG-CALEFACCION05

Calefactores eléctricos: Sin duda, una opción práctica para espacios pequeños. Recomendable para departamentos de tamaños reducidos o dormitorios. Calefaccionan entre 10 y 15 mt2 y su consumo varía entre los 900 y 1.800 watts. Son una alternativa segura y fácil de trasladar, además de guardar. El consumo energético se verá reflejado en la cuenta mensual de la luz sin tener que preocuparte de conseguir combustible.

Estufas infrarrojas: Es un tipo de tecnología que ha ganado muchos seguidores gracias a su “calor limpio” que no contamina el aire. Funciona con un sistema eléctrico que calefacciona de forma eficiente, pudiendo temperar la totalidad de una vivienda. Cubre más de 90 mt2 y en cuanto al gasto en electricidad, si se mantiene ascendida alrededor de 10 horas diarias durante todo el mes, tendrás que considerar alrededor de $25.000 extras en la cuenta de la luz. Se puede poner en el centro del living y después de encendida, te darás cuenta que la calefacción llegará hasta la última habitación de tu casa.

IMG-CALEFACCION04

Estufas a leña: Pocas cosas relajan tanto como ver la leña deshacerse entre las llamas. Por eso, una opción que siempre se considera para dar calor – y de paso brindar un espectáculo- son las estufas a leña. El avance tecnológico mejoró estos modelos, adaptándolas a las necesidades del medio ambiente. Existe mayor conciencia en el consumo de su propio combustible y el cuidado del aire. El humo se logra reducir en un 75% y el olor a leña quemada en un 85%. Esta propuesta calefacciona espacios donde hay más de 140 mt2 y se corona como la alternativa más buscada en lugares fríos. Ojo, antes de invertir en una estufa a leña, debes saber que existen normativas que restringen su uso por el alto índice de contaminación que hay en el aire. En Santiago, por ejemplo, está prohibida su utilización, mientras que, en Punta Arenas, sí se puede usar. Para instalarla, considera no pegarla a la pared, sobre todo si el material de la muralla es inflamable. La idea es no causar ningún accidente doméstico y prevenir que se arruinen. Una opción es colocar refuerzos de aluminio ya que, de esa manera, el calor rebotará y se moverá al resto de la casa. En cuanto al combustible, es económico y puedes comprar la cantidad necesaria para todo el invierno. Cada astilla de leña seca tiene un valor de $1.000 y para mantener encendida tu estufa todo el día, necesitarás alrededor de 3 trozos de madera. Si piensas que esto necesitas para tu hogar, no dudes en buscarla.

IMG-CALEFACCION03

¿Qué cuidados debes tener con tu estufa?

1. Si tienes niños pequeños en casa, en lo posible, evita que se acerquen a estas fuentes de calor.

2. Si la familia es pequeña, lo mejor es contar con una estufa portátil que pueda trasladarse de un lugar a otro sin problemas.

3. Apágala antes de dormir. Ya sea en la noche o si te dispones a dormir una siesta, nunca lo hagas con una estufa encendida.

5)  Lo ideal es que mantengas la estufa lejos de elementos combustibles (limpiadores, aerosoles o aceites) cortinas, ropa de cama o muebles. Al hacer contacto con el calor, estos elementos pueden provocar quemaduras o generar explosiones.

6) Ubica la estufa donde no entorpezca el paso normal de los integrantes de la familia.

IMG-CALEFACCION01

¿Nuestros productos elegidos para calefaccionar en invierno?

1) Estufa a parafina – SKU: 1114494P

2)  Estufa a gas – SKU: 1081466P

3)  Estufa eléctrica infrarroja – SKU: 927321P

4) Calefactor eléctrico – SKU: 1148927P

5) Calefactor a lena – SKU: 728551P

SKU-PRODUCTOS-CALEFACCION